Características generales del Régimen Simplificado

Son los contribuyentes cuyos parámetros de facturación y otras magnitudes no excedan los del Código Fiscal Vigente.
Podrán incorporarse al Régimen Simplificado las personas físicas que realicen venta de cosas muebles, obras, locaciones y/o prestaciones de servicios, etc., las sociedades de hecho y comerciales irregulares, en la medida que tengan un máximo de tres (3) socios.

En todos los casos no deben superar:

  • doscientos cuarenta mil (240.000) pesos anuales de facturación
  • que el precio unitario de venta (solo en casos de cosas muebles) no supere los ochocientos setenta (870) pesos
  • doscientos (200) metros cuadrados de superficie afectada,
  • veinte mil (20000) kilowatts de energía consumida anualmente.
La forma de ingresar el impuesto es mediante el pago de una suma bimestral conforme la categoría a la que el contribuyente pertenece.

La determinación de la categoría correcta se realiza mediante un procedimiento contemplado en la reglamentación, que se realiza tres veces al año. Cuando uno de los parámetros se hubiere modificado, implicará la realización de una “Recategorización”.

Si uno de los parámetros excede los topes establecidos, el contribuyente quedará excluido del régimen debiendo inscribirse y tributar como Contribuyente Local.

Los contribuyentes ya inscriptos en Régimen Simplificado también pueden optar por el pase a Régimen General, pero en estos casos no podrán regresar a la modalidad anterior por un período de 3 (tres) años.
chat online
147